fbpx

Simbolismo como paisaje…
Francisco Merello nos invita a ver las formas que en lo aparente, define sus límites y adquiere su forma, que es como lo real de lo inusitado. En su pintura conviven formas de lo real que abren sus volúmenes con la intención de ser la otra cara de lo visible,el detalle de un punto de vista, en apariencia sencilla, mas que termina siendo la clave de un arte del movimiento que se apoya en simbolismos.
La visión es aquí una variación del grano abierto. Los contornos de las figuras adquieren dimensión tonal gracias a una dirección de la luz semejante a los contrastes típicos de la estampa y el arabesco, en el que el movimiento genera cargas de luz por sustitución. La idea del cuerpo humano en movimiento, es un paisaje que se renueva bajo la acción de lo imaginario. El orden visual se acerca al diseño básico, enriqueciendolo con un dibujo de gran precisión y pureza. Hay en sus trabajos una manipulación de la realidad, con un rasgo de sincretismo, que da nacimiento a la particularidad pictórica de su arte.
La pintura de Merello es además diseño, la percepción de su trabajo nos advierte al mismo tiempo, que la sintaxis ha sido renovada para adquirir los equilibrios sugeridos en las composiciones. El efecto inducido es un “también somos asi”. La sensibilidad tonal es en esta pintura lo que conduce las figuras aparente a un valor de transparencia . Hay una decidida organización sicológica, como en cierta teoria de la Gestalt, a partir de la cual , aparecen “estados” visualmente adquiridos de lo que somos. Esto nos hace pensar que para Merello hay ante todo una gramática que por ella misma genera automatismos capaces de dar forma a los otros simbolismos, un orden visual cercano a la alegoría. Contorno, tono y color, nos parecen los elementos básicos sobre los cuales trabaja y que dan al conjunto su unidad visual. La fluidez de la linea es una técnica rigurosa, el conjunto deja ver bocetos tonales de un mundo que nos es propio y reconocible.
El esquema cromático nos muestra coloraciones que son traslapos, duplicaciones que permiten la profundidad y son a la vez complemento del color , que da a las figuras su cualidad. el esquema cromático nos muestra cierto paralelismo de amarillos y magentas, inversiones de la escala visual , que crea choques por intervalos, dando a las figuras una sobreexitación, igual a ondas que se repiten en su lungitud.
La combinación es un visor gramatical.
La combinación es comparativamente lo que la licencia poética. Las semejanzas formales son reproducciones de visiones renovadas. La fuidez viene de una visión tonal, el visor en movimiento describe como una lente alterada por la luz, haciendo que el fotó se desplace formando lineas a partir de puntos fijos. Se pueden alterar la geografia y el paisaje conocidos, en una nueva manera de ser, gracias a proyecciones imaginarias. La Alhambra es una indicación para la linea, jardines que rodean la estructura son otras maneras de ser, de la misma arquitectura. Lo que puede ser, da al gesto de una modelo, lo hibrido oculto, sugerido como una columna fálica o como aquel sistema de armaduras y correas que aficionaba a la Kahlo. El jugador de golf es una variación de si mismo, una onda que se repite, sugiriendo el ir del cuerpo como la pelota hacia su propia realización. El movimiento nos multiplica , y como en la variación musical, va y viene generando velocidad y permamencia del significado. La mujer es un ser que solo se descubre en la medida en la que la escala encuentra lo arbitrario de lo supuesto. Los simbolismos solo disimulan la complejidad de un ser que somos de alguna manera. Pintura de múltiples facetas visuales, logra darnos la sensación de lo simultáneo como basa fundamental del pegado y el collage. (sic)
De un cuadro a otro desconciertan los temas, no sin dejar abierta la impresión que el tema ha sido en alguna manera parte abandonado, aunque no podemos dejar de sorprendernos al ver motivos de un cuadro como un detalle que evita caer en el sentido, en reemplazo tal vez de una convención de la luz.
Merello usa la fantasía, dandonos la impresión que esa fragilidad de lo real, no es más que una forma antigua que tuvo lo conocido. Lo conocido vuelve a ser tema de su propia variación y asi hasta una infinidad de posibilidades del signo icónico,
cargado de profusión, profusión que permite al diseño encontrar un equilibrio y reposo en medio del vértigo

Heriberto Lopez
Escritor colombiano
Bruselas, 2006 Bélgica.

Mostrando todos los resultados 6